25 diciembre 2009

Esto es un regalo para... ;-)

Hoy es al fin día 25 y por lo tanto he de entregar ya mi regalo a mí Amiga Bloggera Invisible. Cuyo "juego" organizó xiquitas del blog Alma con arte.

Lo sé Amiga Invisible, te he hecho esperar mas de lo que hubiese sido mi voluntad. Pero al fin estoy aquí.

No te conozco, pero haberme paseado por tú blog me ha alegrado mucho. Y mas aún al ver hoy, antes de hacerte este regalito que espero de verdad te guste, te has hecho seguidora mía.
Sí, eso es... tú eres mi Amiga Bloggera Invisible:


A mí no se me dan muy bien todas estas cosas de "fotoshopear" fotos, hacer vídeos, etc. Pero como sé que te gusta la lectura y que eres una viajera y una soñadora este relato (que debía ser "mini") es para ti. No es una maravilla pero lo he escrito con cariño e ilusión. Espero que eso sea suficiente =^_^=


"Sombras y Libros"

Allí estaba, en mitad de lo que una vez fue una gran ciudad hermosa y llena de luz. Ahora solo era oscuridad. Completa y triste oscuridad.

Alzó la vista y observó el titánico monumento que una vez cautivó su corazón. La Torre Eiffel.

Nunca había tenido una opinión clara sobre ella. Le gustaba pero a la vez no. Cuando la vio por primera vez no supo realmente que pensar. Le gustó pero a la ven no le convenció demasiado. Al fin y al cabo solo era un conjunto de amasijo de hierro. Era... como muy frío. Pero por la noche, iluminada era totalmente diferente. Cálida y magnífica.

Ahora en la noche y dos años después de aquel día, la veía terriblemente fría y lúgubre.

Sin dejar de mirar a aquella fantasmagórica torre suspiró y, conteniendo las lágrimas, maldijo el día en que la oscuridad se cernió sobre la Tierra arrebatándoles toda la luz que había antes y condenándoles así a un mundo de eterna oscuridad.

Bajó la vista y observó el bolso de ante marrón que colgado sobre sus hombros se depositaba, dándole un ligero calor, en la pierna izquierda. Sonrió mientras acariciaba el suave material. No todo estaba perdido se dijo la joven.

Durante el último largo año ella se había convertido sin quererlo ni beberlo en lo que en una de sus novelas favoritas ella hubiese considerado la heroína de la historia.

Al principio, cuando todo comenzó, ella vivía como el resto de personas. Viviendo el momento, disfrutando cada segundo de la vida. “Carpe Diem” era una de sus palabras favoritas. Es por ello que quizá no se percató de que día a día el cielo y el mundo se iba oscureciendo. Cuando una mañana, de hacia ya seis largos meses, se levantó pensó que debía estar aún dormida pues lo que veía por la ventana de su casa era terriblemente aterrador. Simplemente vio oscuridad.

Los días siguientes a ese día fueron los peores pues fue cuando se percató de lo que realmente ocurría. A diferencia del resto de la gente ella era consciente de todo ya que ella no había perdido “la chispa” de la vida. Ella aún conservaba su alma o mejor dicho su sombra.

Si alguien alguna vez le hubiese dicho que su sombra tenía “vida” propia no se lo hubiese creído a pesar de que una parte, muy pequeña, de ella sí lo hubiese hecho. Su parte soñadora. Aquella que una vez había creído en Peter Pan.

Y eso es lo que hacía la oscuridad, les arrebataba la chispa de la vida mediante su sombra.

Por suerte ella sabía que ya quedaba poco para acabar con la oscuridad. Ese bolso guardaba su mayor tesoro, algunos de sus libros favoritos. Los cazadores de sombras, la cara oscura de la noche, entre otros le habían acompañaba todas los días en esa lucha y lo que era mas sorprendente le habían ayudado a ir recuperando las sombras de la humanidad.

Sabía que ya le quedaba poco, pues las hojas de las novelas que estaban en blanco se habían ido reescribiendo a medida que recuperaba las sombras. Una palabra por cada sombra (alma o vida) recuperada.

Un ruido a su espalda la sacó de su ensoñación y recuperando la concentración se movió ágil hacia una esquina de la calle ocultándose en un callejón. Tras ella iba Jace, su adorable mono mikizapa.

Una vez ocultos en la oscuridad del frío del muro agudizó sus oídos pero no escuchó nada. Pero en el otro lado del callejón le pareció percatar un movimiento

Mantuvo la respiración pues sabía, intuía, que allí había alguien o algo y efectivamente así era. A un par de metros de ella, por la calle principal, había tres cazadores.

A pesar de haberlos visto centenares de veces no podía evitar que el cabello se le erizase y la piel se le pusiese de gallina. Los cazadores eran realmente unos seres espeluznantes y así debió pensarlo también Jace que se le aferró mas fuerte al brazo del cual estaba suspendido.

Nuestra heroína no sabía lo que eran pero de algo estaba segura no eran humanos.

Eran grises casi negros y no tenían una forma definida. Ni tan siquiera podía decir que tuviesen cuerpo como los humanos, con piernas, brazos, manos... eran como una mezcla de fantasma y humo, con unos ojos azul celeste que te arrebataban la sombra al instante.

Una ligera sonrisa se formó en el rostro de la joven, ésta estaba pensando en lo afortunada que era de que a ella lo le llamasen la atención lo mas mínimo, pues gracias a ese hecho había evitado que la capturaran.

Desde la segura oscuridad del callejón la extraña pareja los siguió con la mirada, aliviada vio al fin que se estaban alejando y se dirigían hacia otra calle contigua.

Jace se le subió hasta la espalda y le tocó la cara. Ambos llevaban demasiado tiempo conviviendo con éstos y sabían que su presencia solo podía significar una cosa. Que una sombra andaba cerca. La última sombra para ser mas concretos. Aquella que acabaría con la oscuridad y retornaría la luz al mundo.

Llevo sus manos al bolso y de él sacó el último libro que le faltaba por completar. Los cazadores de sombras.

- ¿Que ironía de título verdad Jace? – dijo la joven pensando en su personaje favorito mas que para su amigo el mono. – Jace, por favor no me falles. Ayudame a conseguirlo.

Y al abrir el mágico libro, como ocurría siempre, salió un leve hilo de luz que se alzaba hacia el cielo y que, para su alivio, tan solo ellos eran capaz de ver. Ahora solo consistía en esperar hasta que éste le mostrase el rastro hacia la magia que residía en la sombra que una vez estubo unida a una persona.

Mientras esperaban a que la luz que irradiaba el libro la guiase empezó a ponerse nerviosa pues sabía que varios grupos de cazadores oscuros debían estar patrullando la zona. Y no quería tener un enfrentamiento con ellos, pues sabía, sin ninguna duda, que perdería el encuentro.

De golpe se sobresaltó al ver que Jace saltaba al suelo. Pero se tranquilizó al ver la razón. La luz empezó a moverse entre las calles. Cerró el libro y lo volvió a guardar en el bolso, la luz se volvío mas fina y tenue pero era suficiente para poder rastrearla.

Cuidadosamente corrieron hacia donde la luz se dirigía, la base de la torre Eiffel, cosa que no la hacía demasiada gracia ya que se exponían a ser vistos. Pero solo había una opción, correr y conseguir la sombra antes que los cazadores.

Jace encabezaba la carrera. A mitad de camino, extasiada como estaba ya, escuchó un gritó. Se giró y tras ella vio un centenar de cazadores. La joven maldijo, sabía que la habían visto pero lo peor era que habían localizado la sombra pues sus celestes ojos relucían de forma aterradora.

- ¡¡Jace corre, debes encontrarla. No te detengas!!

El mono makizapa soltó un grito, claramente no estaba conforme con ese hecho pero sabía que esa era la única manera de encontrar a la sombra antes que ellos. Era la única

manera de salvarla a ella de la condena.

Jace corrió todo lo rápido que pudo y siguiendo el rastro de la luz que emitía el libro empezó a escalar aquél amasijo de hierros. Tras él empezó a subir también la joven. Mirando hacia arriba esperó que la última sombra no estuviese demasiado arriba pues a diferencia de los cazadores sus energías menguaban. Mientras estaba pensando eso la divisó. Allí estaba, pequeña y tenue, inmóvil escondida en el ascensor de la primera planta. Jace ya estaba con ella y pudo observar como suavemente el mono acariciaba el frío cristal del ascensor en la que se encontraba.

Los cazadores ascendían ferozmente por las vigas laterales, estaban ya casi a su altura. Rápidamente la joven sacó su maravilloso libro del bolso y cuando se dispuso a abrirlo para cazar la sombra con la luz tropezó y este cayó al suelo deslizándose y llegando hasta los pies de Jace.

Cuando la joven cazadora intentó levantarse notó una ligera presión en las piernas y un gran dolor. Inmediatamente pensó que se habría hecho alguna herida o alguna cosa peor en la pierna. Cuando se giró y miró, lo que vio fue aterrador. Sabía que todo había acabado para ella. Ya no tenía solución. Un cazador se sombras la había cogido y no tardaría nada en arrebatarle su “vida”, su sombra.

Gritando de rabia se giró y miró a la aterrada sombra que había oculta en el ascensor.

- ¡Jace!! – gritó - ¡¡Jace libéranos!! – y mientras notaba que su vista se nublaba vio a Jace coger entre sus manos el libro mientras cinco cazadores se avalanzaban sobre su querido amigo.

Un ruido la hizo abrir los ojos. Al hacerlo vio que se encontraba en su cama y que la luz entraba por la ventana e iluminaba toda la estancia. Jace se encontraba a los pies de su cama durmiendo.

- María – escuchó – ¡¡despierta!! ¡¡Hoy es Navidad!!

María se desperezó de la cama, por lo visto todo había sido un sueño. Se sentó en la cama y miró a su mesilla. Allí estaba ese mágico libro que tanto le gustaba. Y a su lado había otro de color azul oscuro con letras azul celestes y rebordeadas con un hilo dorado. Lo cogió y leyó: “Sombras y Libros”. Junto a ella se encontraba Jace que se había despertado y suavemente con su mano le acarició la mejilla por donde corría una única lágrima de alegría.


6 comentarios:

soycazadoradesombrasylibros dijo...

me encantoo la historiaa muchas graciasss¡¡entrada especial para ti en mi blog
besotes

pd. cuando tenga mi portatil con ps4 te hare algo chulo para tu blog;)

_KAT_ dijo...

Hola wapa!! Me alegra que te haya gustado :D No las tenía todas conmigo. Me hubise gustado explicar mas cosillas que he tenido que omitir pero es que sino no era un "mini" realto XD

Ya vi, tú entrada especial. Muuuuchas gracias ^_^

Y lo dicho, lamento haberte hecho esperar ^^
Yo acabo de mirar en la lista... y aún no estoy :S

soycazadoradesombrasylibros dijo...

No te preocupes;)seguro que aparece cuanto menos te los esperas;)

muchos besotess

_KAT_ dijo...

Jejeje sip, apareció. Hacía horas que había colgado su ragalito pero a saber como lo hice que me lo salté o algo ^^U

Isabel dijo...

Hola!!
No había podido conectarme como Dios manda hasta ahora. Había leído tu relato en un Ipod ^^ y, ahora me salen unos símbolos rarísimos en el ordenador *__* ¿Es normal? ¿Le pasa a más gente? Parte de tu relato es un enigma de símbolos un tanto indescifrable **
Espero que hayas pesado unos días muy especiales con tu familia y tu sorpresa Fuerteventureña ^^
Un beso!!

_KAT_ dijo...

Hola Isabel!! Pues no sé si le pasa a mas gente, nadie me ha dicho lo contrario.
Pero podría ser posible pq cuando lo publiqué "bglogspot" me avisó de de que había un código que daba error. Podría ser eso, ya lo miraré ;-)
Sip, he pasado unos buenos días y mi sorpresilla matcha en unas horitas de nuevo para allá Y_Y
Un beso!!